La revolución en marcha

TERCERA PARTE

Juan Pablo II y el orden natural

La revolución en marcha

Monseñor Mendez-Arceo

Don Sergio Méndez-Arceo, de 71 años, obispo de Cuernava (Méjico) es, después de Don Helder Cámar, uno de los obispos más conocidos de Iberoamérica. Redactó en la Habana una declaración, que firmó junto con el sacerdote Ernesto Cardenal, poeta revolucionario y Alfonso Comín, comunista español. En ella se lee una cita de Fidel Castro.

No existe contradicción entre las intenciones de la religión y las del socialismo... debemos hacer una alianza estratégica entre la religión y la Revolución.” (“Le Monde”, 8 de marzo de 1979).

Y un poco después declaraba en Cuernavaca:

El socialismo es la única solución para Iberoamérica. Está más de acuerdo con los principios del Evangelio que el capitalismoEl cristianismo no tiene cultura propia. Su inserción en la cultura marxista, en lucha por la liberación del pueblo está realizándose en diversos sectores de la Iglesia.

También este obispo arroja una luz muy especial sobre la “revolución de octubre”, en el primer día del Concilio.

Pues bien, Juan Pablo II mantendrá en su puesto a Mons. Méndez-Arceo hasta su dimisión en 1983, por haber alcanzado la edad límite.

Dom Helder Cámara

El apoyo del Papa es aún más visible en el caso de Mons. Helder Cámara llamado el “arzobispo rojo”; cuando Juan Pablo II se detiene en Recife (Brasil) en julio de 1980, dice en su homilía:

En lo concerniente a los bienes de primera necesidad… es importante que no hay capas sociales privilegiadas

A los trabajadores del campo, como a los demás trabajadores, no se les puede negar… el derecho de participar y de compartir, con espíritu de responsabilidad, de la vida de las empresas, de las organizaciones destinadas a definir y a salvaguardar la indispensable transformación de las estructuras de vida económica, siempre a favor del hombre”. (Documentation Catholique 7/20 septiembre de 1980, pág. 791).

Le Monde” comentó que la sonrisa de Helder Cámara a esta intervención del Papa fue una respuesta maravillosa.

Y la “Tribune de Géneve” resaltaba:

“Que el Santo Padre se dejó llevar mucho más que en Puebla, a declaraciones de un marcado carácter social. ‘Para mucha gente, el Papa trajo su ayuda a la oposición'”.

El Papa con Dom Helder Camara
El Papa con Dom Helder Camara

Monseñor Romero

En marzo de 1983, el Papa viaja a El Salvador, país desgarrado por la lucha revolucionaria que alentaba el obispo asesinado Monseñor Romero.

Juan Pablo II se dirigió a la catedral y allí rezó ante la tumba donde están grabadas estas palabras:

Tú sabías que la muerte llegaría sin avisar, pero la muerte es semilla, cuando el pueblo está detrás.” (Documentation Catholique, 17 de abril de 1983, portada).

Durante la misa, el Papa oró por Mons. Romero y sus predecesores

“para que la luz eterna brille sobre ellos que se sacrifican por todos y han pedido a todos que se inspiren en el ejemplo de Jesús, quien tuvo piedad de la multitud en el momento de comprometerse para forjar un mundo más justo, más humano y más fraterno en el que todos nosotros querríamos vivir.” (Documentation Catholique, 1 7 de abril de 1983, pág. 409).

El Papa ante la tumba de Monseñor Romero, en la que está escrito: “Sabias que la muerte llegaría sin avisar, pero la muerte es semilla si el pueblo está detrás”
El Papa ante la tumba de Monseñor Romero, en la que está escrito: “Sabias que la muerte llegaría sin avisar, pero la muerte es semilla si el pueblo está detrás”

Haití

El 27 de julio de 1986, la Conferencia Episcopal de Haití, publicaba un “Estatuto fundamental para el paso a una sociedad democrática, según la doctrina y la experiencia de la Iglesia”. En él se puede leer:

El fundamento del poder político reside en el pueblo (44)

El Estado ejerce el poder en virtud del mandato que el pueblo le ha confiado

El que detenta la autoridad debe estar al servicio del pueblo (45a y 46b)

Los jueces… deben ejercer la justicia en nombre del pueblo. Tienen el imperioso deber de cumplir su mandato de tal manera que no incurran jamás en la reprobación del pueblo. (63) (Documentation Catholique de 1 de febrero de 1987, pág.172).

Evidentemente, estos estatutos son lo contrario de la doctrina social de la Iglesia, se trata de un verdadero documento revolucionario redactado con miras a un cambio que trajo la victoria de la izquierda y la inestabilidad política y económica que aún perdura.

Con ocasión del segundo Simposio nacional, Juan Pablo II se dirigía al episcopado en estos términos:

“… Habéis fijado como meta para el próximo Simposio el preparar mejor los espíritus y los corazones de vuestros fielespara cooperar de una manera eficaz y responsable en la reconstrucción de la nación haitiana, fundándola sobre los principios cristianos que habéis oportunamente recordado... en vuestros dos últimos documentos pastorales: el Estatuto fundamental para el paso a la democracia...y el Mensaje pastoral del 7 de octubre último. (Documentation Catholique, 18 de enero de 1987, pág. 126).

¿Cómo puede decir Juan Pablo II que el “Estatuto fundamental para el paso a la democracia” (artículo 44), es un principio cristiano?

Ni Pío VI en una página admirable sobre la Convención Nacional en 1793, ni o VIl 20 años después, en su carta Post dam diuturnas” admitieron el paso del poder público al pueblo.

Argentina

Aunque Juan Pablo II declaró que su visita, en abril de 1987, sería exclusivamente religiosa y pastoral”,

“en la catedral bendijo una biblia que pertenecía a un preso político… y tuvo un encuentro con políticos, en oposición al régimen de Pinochet” (La Croix 3 de abril de 1987).

Yasser Arafat

El 15 de septiembre de 1982, el Papa recibía al jefe de la OLP en el Vaticano.

“… El jefe de la OLP acaba de alcanzar el objetivo al que apuntan todos los líderes de movimientos disidentes, de pueblos colonizados u ocupados que buscan la consagración internacional: ha sido recibido por el Papa.” (“Le Point” Nº 522, 20 de septiembre de 1982).

También, en una audiencia general del miércoles, Juan Pablo II evocaba -más o menos inconscientemente- la trilogía revolucionaria.

“Jerusalén puede convertirse también en la ciudad del hombre, en la cual los creyentes de las tres grandes religiones monoteístas el cristianismo, el judaísmo y el islamvivan en plena libertad y en la igualdad... con la garantía reconocida de que la ciudad es el patrimonio sagrado de todos y está destinada a la adoración del Dios único, a la meditación, a las obras de fraternidad.” (“La Croix”, 17 de septiembre de 1982, pág. 3).

¡Qué lejos estamos del espíritu de cruzada de un San Bernardo!

Visita de Yasser Arafat al Vaticano. 15 de septiembre de 1982.
Visita de Yasser Arafat al Vaticano. 15 de septiembre de 1982.

Descargar audiolectura automática de este artículo

30. Del eurosocialismo al comunismo 〈〈〈〈

〉〉〉〉 32. Conclusión de la IIIª parte

ÍNDICE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s