La orientación del Concilio

PRIMERA PARTE

El Papa de la transformación

CAPÍTULO V

Juan Pablo II y la Masonería

La orientación del Concilio

Ni en vísperas del Concilio, ni después, la masonería ha cambiado. Pero ¿y la Iglesia? ¿Ha modificado su punto de vista?

Veamos lo que dicen los mismos masones:


El Concilio de Roma (Vaticano II) en su segunda sesión permite adivinar un gran movimiento diplomático de la Iglesia hacia la masonería. (J. A. Faucher – A. Ricker: “Histoire de la Franc-Maçonnerie en France, pág. 478).

La nueva orientación de Roma es percibida por los masones y uno de ellos, el barón Yves Marsaudon (grado 33 y Comendador de la Gran Logia de Francia) en su obra: “L’Oecuménisme vu par un franc-maçon de tradition”, ve con esperanza la ola montante del ecumenismo y del liberalismo, una de cuyas consecuencias será la caída de las barreras espirituales que aún dividen al mundo. Desea el triunfo de la “Revolución” de Juan XXIII, aunque la posición de este Papa fue contraria a la masonería durante el Sínodo Romano de 1960.

La nueva actitud de la Iglesia se explica por la orientación del Concilio. Por medio del cardenal Béa, los masones obtenían el Decreto sobre la libertad religiosa y aplaudían la victoria del falso ecumenismo y de la colegialidad. Estaban seguros del advenimiento de la democracia a la Iglesia y de llegar, poco a poco, por ese camino, a la realización de una religión universal. Pablo VI colmó sus esperanzas.

En 1964, en su viaje a Tierra Santa, abraza al Patriarca ortodoxo Atenágo­ras I, masón del grado 33 y, la víspera de la clausura del Concilio, ambos levantan las excomuniones fulminadas en 1504.

Pablo VI y Atenágoras (Patriarca cismático de Constantinopla), el 5 de enero de 1964.
Pablo VI y Atenágoras (Patriarca cismático de Constantinopla), el 5 de enero de 1964.

En el mismo año, el 19 de mayo, crea el Secretariado para los no cristia­nos; el número de observadores y delegados de las diversas religiones cristianas que afluían al Concilio, se elevó a 103 en la 4ª sesión.

El 13 de noviembre de 1964 renunció a la tiara y entregó su báculo y su anillo, al budista birmano U’thant, secretario general de la ONU, para socorrer a los pobres.

El 23 de marzo de 1966 colocó su nuevo anillo del Concilio, en el dedo del Dr Ramsey, arzobispo anglicano de Canterbury.

Pablo VI y el Doctor Ramsey, arzobispo anglicano de Canterbury.
Pablo VI y el Doctor Ramsey, arzobispo anglicano de Canterbury.

Y en fin, el 3 de junio de 1971, recibía en audiencia pública, en el Vaticano, a la logia masónica de los B’naï-B’rith. (OR del 3 de junio de 1971).

Descargar audiolectura automática de este artículo

14. Los Papas condenan la masonería 〈〈〈〈

〉〉〉〉 16. La actitud de Juan Pablo II

ÍNDICE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s